inclusión

Un transporte público intermodal debe ser accesible para todas las personas sin importar sus condiciones físicas. En sillas de ruedas, con muletas, ciegas, sordas u otras incapacidades no pueden ser una limitante para acceder al camión, tren, metro es por eso que desde su planeación y diseño se debe contemplar que debemos de diseñar para que ellas pueden moverse seguras y en todo momento. Les dejamos una entrevista que publicó en la página de la  Asociación Mexicana de Transporte y Movilidad.

El concepto clásico de ciudad (del latín civitas) es el marco donde se plasma la idea de ciudadano; de persona detentadora de derechos y deberes, donde crecen y se desarrollan las ideas de libertad e igualdad. La idea de ciudad accesible es heredera de esos principios sobre los que se ha basado el concepto de ciudad: espacio en el que todos podemos habitar, trabajar, descansar en igualdad de condiciones.

Uno de los mayores retos en las grandes ciudades,es brindar movilidad accesible a todos sus ciudadanos: personas con o sin discapacidad, adultos mayores y mujeres embarazadas. Al respecto, el sector transporte es una pieza clave para el logro de un medio físico que garantice la movilidad y la participación plena de las personas en la vida diaria.

Lourdes Arreola Representante de Linkenium S.C.

La Ley General para la Inclusión de las Personas con Discapacidad (México, 2011) indica en el capítulo 19: “La Secretaría de Comunicaciones y Transportes promoverá el derecho de las personas con discapacidad, sin discrimina-ción de ningún tipo, al acceso al transporte, (…) y las comunicaciones, particularmente aquellas que contribuyan a su independencia y desarrollo integral”.

Actualmente, la movilidad se reconoce como un derecho humano fundamental,por ello, es que hoy en nuestro país es imprescindible planificar, construir y operar sistemas de transporte público a los que todos puedan acceder en condiciones de seguridad, comodidad y eficacia.

Apostar por un transporte urbano accesible es contribuir al incremento de la productividad urbana, es creer en el crecimiento de la nación, construir una mejor calidad

de vida para todos, esto es un objetivo alcanzable en cualquier ciudad.

Para lograr esta accesibilidad en el transporte, se podría trabajar en dos direcciones principales:

• Planear, proyectar, construir, operar y gestionar los nuevos sistemas de transporte de forma que sean “modelo” en su Accesibilidad Universal.1

• Rehabilitar y adaptar de forma progresiva los sistemas de transporte existentes para suprimir los obstáculos que dificulten su uso por pasajeros con alguna reducción en sus capacidades de movilidad y comunicación.

Mejorar la accesibilidad del transporte público tiene beneficios sociales y económicos, cuyo impacto se extien-de a otros campos de acción como la salud, la infraestructura, el medio ambiente, la economía y otros sectores.

Lourdes Arreola

Representante de Linkenium S.C.

Fuente: Revista Transporte y Ciudad