• Cada año hay 29 mil muertes por efectos de la contaminación
  • Anticipa la Came entre 5 y 8 contingencias de ozono esta temporada

Angélica Enciso L.
Periódico La Jornada
Viernes 24 de febrero de 2017, p. 35

Ninguna de las 30 millones de personas que habitan en los seis estados de la megalópolis respira buena calidad del aire. Al año se presentan 29 mil muertes por efectos de la contaminación, 9 mil de ellas, casi la tercera parte, se da en el Valle de México, y los problemas de salud van desde enfermedades respiratorias, hasta poco peso y bajo desarrollo cerebral en los niños.

En este panorama se presenta la temporada de ozono, en la que se prevé que habrán entre cinco y ocho contingencias en el Valle de México entre marzo y mayo, las cuales ahora se definirán con base en un pronóstico y a partir de los 151 puntos de ozono, informó Martín Gutiérrez Lacayo, titular de la Comisión Ambiental de la Megalópolis (Came).

En un taller a medios de comunicación, el funcionario informó que las cinco estaciones de monitoreo que detectaron cuatro de 14 contingencias atmosféricas en 2016 no serán consideradas para que este año se establezcan las emergencias. Esto por recomendación del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la UNAM y el Centro Molina. Se trata de las estaciones Acolman, Montecillo en Texcoco, Inin en la Marquesa, Milpa Alta y Ajusco.

La megalópolis está formada por la Ciudad de México, los estados de México, Hidalgo, Puebla, Morelos y Tlaxcala. Se prevé que próximamente se sume Querétaro. Explicó que no hay ciudad de la megalópolis con buena calidad del aire, no hay ciudadano que respire buena calidad del aire, se debe trabajar en todas las ciudades y hay 10 metrópolis.

Apuntó que además del ozono, las partículas finas son otro problema, ya que un alto índice equivale a fumar 40 cigarros al día. Hay problemas de partículas finas en Toluca; en Tula la gente esta expuesta a niveles tóxicos y también en la zona conurbada de Puebla, muchas vienen de volcanes y la erosión.

En cuanto a los efectos en la salud, explicó que hay avance en las estaciones centinela de la Secretaría de Salud, ya que de 17 unidades que había en 2015, ahora hay 200. Precisó que en la temporada de ozono del año pasado éstas reportaron 900 mil ingresos por enfermedades respiratorias agudas y 7 mil 300 casos por asma. También se reportó un incremento de 86 por ciento de conjuntivitis y 56 por ciento más casos de neumonía y bronconeumonía.

Explicó que está muy lejos la meta que establece la Organización Mundial de la Salud. Agregó que se deben actualizar 26 normas, entre ellas la de factores de emisión de motocicletas, las de límites de emisiones de la industria, sobre los tanques de gas, que no se vendan insumos como plaguicidas con determinados componentes, que la pintura de carros se realice en cámaras, para la industria química y sobre la calidad de los combustibles.

Por su parte, Amparo Martínez, directora del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático, en su presentación sostuvo que en el país hay 59 zonas metropolitanas, pero hay apenas 15 que cuentan con ProAire y este año se espera que salgan 10 estrategias más. Admitió que las normas de calidad del aire se siguen violando y se tienen que vigilar su cumplimiento en las ciudades.