autmóviles - emisiones contaminantes - aire limpio

El gobierno federal tiene grandes tareas pendientes en materia de calidad de aire. Foto: ucsusa.org

 

  • Urgen organizaciones civiles a invertir en transporte público masivo y de calidad y movilidad no motorizada en todo el país
  • Se requieren políticas públicas integrales para mejorar la calidad de vida de las personas y reducir emisiones contaminantes

Ciudad de México (8 de junio).- Organizaciones civiles consideraron insuficiente la Norma emergente de verificación vehicular (1) -publicada ayer en el Diario Oficial de la Federación- como medida para combatir la mala calidad del aire en la Megalópolis. Las organizaciones Bicitekas, A.C.; Biciverde.com; Brújula que orienta al norte; Comunalidades, vida y dignidad A.C.; De esquina a esquina; Greenpeace México; México Previene A.C.; Red Nacional de Ciclismo Urbano; RodadasMx y Voz de Polanco demandaron al gobierno federal acciones integrales, ambiciosas y eficaces para reducir la contaminación del aire, no sólo en la Zona Metropolitana del Valle de México sino en todo el país.

“Esta nueva norma no afronta con claridad la fuente del problema que es el uso excesivo del automóvil privado, que en muchos lugares es la única opción de transporte cómodo, seguro y confiable. Es inadmisible que si el 80% de las emisiones contaminantes son producidas por vehículos motorizados, no se plantee evitar y disminuir radicalmente dichas emisiones y se conformen únicamente con seguir contaminando “un poco menos”. La solución de fondo para la contaminación del aire requiere urgentemente de inversión federal en transporte público masivo de calidad, no en medidas cosméticas como ésta”, dijo Agustín Martínez, presidente del Consejo directivo de Bicitekas A.C.

“El gobierno federal es corresponsable de la crisis de movilidad y contaminación que aqueja al Valle de México pues ha seguido financiando grandes obras viales exclusivas para el automóvil en lugar de impulsar y financiar proyectos de transporte público de calidad. (2) De acuerdo con un estudio de ITDP México “la mayor parte de los recursos (federales) invertidos en movilidad y transporte (74%) se destinó para ampliar y mantener la infraestructura vial, contra 11% de inversión en espacio público, 10% en transporte público, 4% en infraestructura peatonal y menos de 1% en infraestructura ciclista” añadió Martínez.

“El gobierno federal tiene grandes tareas pendientes en materia de calidad de aire: ha sido omiso al cumplir con la Norma Oficial Mexicana (NOM) 156 que obliga a monitorear la calidad del aire en todas las ciudades mexicanas con más de 500 mil habitantes. Tampoco ha cumplido con la NOM 086 que establece que todo el país contaría con un diesel Ultra Bajo Azufre (UBA) desde septiembre de 2009. Actualmente solo la Ciudad de México, Guadalajara, Monterrey y la región fronteriza ofrecen diesel menos contaminante, esta situación hace que la NOM 044 que establece que la tecnología de los camiones de carga sea mejor y menos contaminante, no se pueda cumplir por el desabasto de diesel UBA”, señaló Luis Gómez de la Campaña Hazla de Tos de la Red Nacional de Ciclismo Urbano (BICIRED).

“Esta NOM no ayuda a resolver de fondo la causa fundamental de la contaminación del aire que es el uso desmedido del auto privado; las organizaciones urgimos a los gobiernos de la Megalópolis y al gobierno federal a invertir recursos públicos en la construcción y puesta en operación de sistemas de transporte público masivo de calidad, especialmente en el Estado de México, que tiene un déficit importante y donde todas las cifras y estudios técnicos indican como urgente para reducir viajes motorizados, tiempos de traslado, hechos de tránsito y pérdida de competitividad” (3) dijo Areli Carreón, consultora de movilidad de Greenpeace México.

“El gobierno federal debe cumplir ya con sus obligaciones tanto en materia de inversión pública como en la observancia y exigencia de cumplimiento de sus NOM: la crisis ambiental que vive la ZMVM se repetirá en el resto de las zonas metropolitanas del país sin una política pública integral, clara, ambiciosa y eficiente para reducir emisiones contaminantes” dijo Iván Forcada de Biciverde de Cuautitlán Izcalli.

Las organizaciones citaron al Centro Mario Molina (CMM) que señaló que esta nueva NOM no funciona por “prácticas de corrupción inaceptables” (4) y que no queda claro cómo se resolverán con una nueva NOM. El CMM señala la conveniencia de revisar la verificación vehicular en los términos en los que actualmente se aplica, valorando la conveniencia de migrar hacia un modelo en el que el ciudadano sea el responsable de garantizar el nivel de emisión de su vehículo mientras que la autoridad pueda identificar y sancionar a los que estén fuera de normatividad.

Las organizaciones señalaron que esta nueva NOM podría promover la adquisición de más vehículos, en lugar de ordenar y reducir su uso, lo que a su vez exacerbaría los problemas de contaminación y movilidad urbana en las entidades de la Megalópolis.

 

Notas: